Edificios sostenibles, ¿son posibles?

Anuncios

Los jardines verticales y las cubiertas ajardinadas nos acercan. (Por Jorge Fort)


Adornan, refrescan el ambiente y, sobre todo, regulan el efecto térmico del clima sobre los muros y cubiertas para ahorrar hasta un 20% de la energía necesaria para calentar o enfriar un edificio. Por eso la utilidad de las fachadas vegetales, la versión vertical de las cubiertas verdes, y las cubiertas ajardinadas, va más allá del efecto estético y embellecedor que aportan a simple vista. Además, los efectos trasnacionales y transfronterizos de la polución pueden ser contrarrestados por las análogas influencias, como casi siempre positivas de la vegetación, que son un sumidero ecológico de CO2 y otros gases invernadero. Todos estos efectos beneficiosos que se presuponen, al ser tan recientes, carecen de rigor científico, y a día de hoy se desconoce su viabilidad, desde un concepto de sostenibilidad, para justificar su inversión.

Las cubiertas vegetales surgen como un nuevo concepto que reverdece paredes y azoteas, maximizando el uso del bien más escaso en la ciudad: el espacio. Países como Alemania o Francia ya recurren a esta modalidad que además de otorgar un valor estético, añade multitud de ventajas ambientales.
Crear un jardín vertical consiste en tapizar muros y tejados con plantas que crecen sin ningún tipo de suelo o un espesor escaso, como hacen las epífitas tipo musgos, líquenes, orquídeas, helechos y bromelias, también llamadas plantas aéreas que usan de soporte a otras especies en lugar de enraizar al suelo.

Estos espacios son ligeros de peso y pueden instalarse en el exterior de edificios y en diferentes climas, creando así superficies vegetales que sirven de filtros de aire y reguladores térmicos, reduciendo hasta 8 grados la temperatura exterior y hasta 10 decibelios la contaminación acústica. En el Ayuntamiento de Chicago no sólo lo hacen así sino que estudian su efecto: ahorros de energía gracias a la combinación de sombra, evapotranspiración y efectos del aislamiento, que se traducen en una menor factura a la hora de refrigerar el edificio de 3.600 dólares por año. También esperan ver mejoras en la calidad del aire por la reducción del ozono y el smog, si bien ya perciben la diferencia de temperatura entre el entorno del ayuntamiento y el resto de la ciudad.
Los jardines verticales y en tejados se conocen desde hace años y son soluciones a la contaminación atmosférica en ciudades. Los primeros ejemplos aparecieron en Alemania, y actualmente más de cien ayuntamientos de ese país ofrecen incentivos para la construcción de cubiertas ecológicas. En estos espacios caben huertos urbanos o simplemente especies apropiadas de vegetación.

Está claro, que este nuevo concepto de jardinería nos trae un sinfín de efectos beneficiosos, permitiéndonos construir ciudades más amables desde el punto paisajístico y ambiental. Pero, desde el punto de vista de la sostenibilidad, nos hemos planteado si cumplen dichas condiciones? A mí, desde luego, esta pregunta me ha sugerido revisar de nuevo este concepto.

SOSTENIBILIDAD
El ámbito del desarrollo sostenible puede dividirse conceptualmente en tres partes: ecológico, económico y social. Se considera el aspecto social por la relación entre el bienestar social con el medio ambiente y la bonanza económica. El triple resultado es un conjunto de indicadores de desempeño de una organización en las tres áreas.
Ante esta situación, se plantea la posibilidad de mejorar la tecnología y la organización social de forma que el medio ambiente pueda recuperarse al mismo ritmo que es afectado por la actividad humana.



Un desarrollo económico y social respetuoso con el medio ambiente
El objetivo del desarrollo sostenible es definir proyectos viables y reconciliar los aspectos económico, social, y ambiental de las actividades humanas; "tres pilares" que deben tenerse en cuenta por parte de las comunidades, tanto empresas como personas.

Justificación del desarrollo sostenible
La justificación del desarrollo sostenible proviene tanto del hecho de tener unos recursos naturales limitados (energía, nutrientes, agua potable, minerales, etc.), susceptibles de agotarse, como del hecho de que una creciente actividad económica sin más criterio que el económico produce, tanto a escala local como planetaria, graves problemas medioambientales que pueden llegar a ser irreversibles.

Condiciones para el desarrollo sostenible.
Los límites de los recursos naturales sugieren tres reglas básicas en relación con los ritmos de desarrollo sostenibles.
1.Ningún recurso renovable deberá utilizarse a un ritmo superior al de su generación. 
2.Ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente. 
3.Ningún recurso no renovable deberá aprovecharse a mayor velocidad de la necesaria para sustituirlo por un recurso renovable utilizado de manera sostenible.

Hemos subrayado palabras como: económico, social, ambiental, recursos naturales, actividad económica y medioambiental, como conceptos básicos para el desarrollo sostenible.

Hoy en día, el concepto de SOSTENIBILIDAD, lo utilizamos en demasiadas ocasiones, de forma interesada, como herramienta de marketing, para obtener beneficios personales y empresariales tanto en administraciones públicas como en empresas privadas.

En el caso de las cubiertas verdes y jardines verticales, estoy convencido que pueden ser sistemas beneficiosos para un nuevo concepto de edificación sostenible, donde todos los agentes implicados deberíamos hacer un esfuerzo en comprobar cuantitativamente, a través de la investigación, los efectos medio ambientales positivos que empíricamente ya están demostrados. De esta forma, dotaríamos a la administración de las herramientas necesarias para llevar a cabo políticas ambientales adecuadas y basadas en el principio de la “sostenibilidad”.


Jorge Fort Ingeniero Agrónomo
Director Técnico Projar


FUENTE: www.projar.es

5 comentarios :

  1. Muy deacuerdo con respecto al mal uso del concepto de sostenibilidad como estrategia de marketing. Si además se acompaña al sistema de cubiertas vegetales de un correcto aislamiento ecologico en las fachadas, la vivienda queda totalmente habitada por productos naturales.
    Un saludo, felicidades por el artículo.

    ResponderEliminar